MINES DE TEXEO y PICO SANTIAGO (1.684 m), Concejo de Riosa-Sierra del Aramo

Distancia: 11,5 Km
Duración: 6:45 h
Desnivel: +1.284 m
Acceso: Desde Oviedo – AP-66 Pto.Pajares/León – Salida Alto el Caleyu- Argame-Salida Riosa-La Foz-La Ará-La Vega-
RI-6 Llamo
Itinerario: Llamo (528 m) – Poblado minero de Rioseco (629 m) – Mirador-1er nivel minas-Campa Texeu- 2º nivel
minas (bocamina)- Socavón de la Campa les Mines de Texeu (1.160 m) – Cuesta Cerezales -vega y laguna de Llazarandín
(1.640 m)- Pico Santiago (1.684 m) – Braña Rubio o Fondo de Vega –Cuaña Covariega (1.485 m)-Bosque de hayas de la
Matona- Llana Cimera – Camín de Felguera – Chichariego – Los Caleyos – Km 4 RI-6.

Componentes: Rosa, Mariajo, Mari Luz, Ana, Sonia, Cris, Rosana, Aida, Celia, Charo, Lourdes, Ana Carbayinos, Isa,
Mariví, Carmen, Isa Salgado, Vanesa, Gunilde y Marta
Invitados: Javi, Juan, Armando, Manuel y el pequeño Gonzalo

 

Esta vez las Una a Una nos desplazamos al cercano concejo de Riosa, concretamente al desconocido pueblo
de Llamo, en un entorno precioso de la vertiente oriental de la Sierra del Aramo, también gran desconocida, ya que,
normalmente, la entrada se suele realizar tanto por el Angliru como por la vertiente quirosana.
Nuestro recorrido partió del mencionado pueblo de Llamo, situado al sur del concejo de Riosa, tomando dirección S hacia
las milenarias Minas de Texeo (llamadas así por la cantidad de tejos/texos que había en la Sierra del Aramo),
consideradas las más antiguas de Europa.
La ruta de hoy tenía una parte cultural a cargo de nuestra compañera Rosana, con su pequeño ayudante Gonzalo, gran
apasionado de los minerales y otra de naturaleza montañera.
Esta primera parte, de gran interés por la arqueología minera, nos llevó a lo largo del recorrido de ascenso hasta el
poblado minero de Rioseco, lugar de residencia de las familias mineras entre los siglos XIX y XX, donde Rosana, gran
conocedora de la geología de la zona ya nos hizo una pequeña introducción.
The Aramo Copper Mines Ltd comenzó la construcción del Poblado Minero de Rioseco en 1892. Edificó 3 bloques de
viviendas para los mineros, un edificio donde se encontraba la fragua y una cuadra de caballerías, otro donde se
concentraron los servicios del poblado (bar, oficina y economato) y, alejado de todo ello para evidenciar las clases
sociales, la Casa del Director.
La explotación de las minas de Rioseco cesó en 1960 ante el desplome del precio del cobre y sus instalaciones fueron
abandonadas siendo rehabilitadas en parte posteriormente, como pudimos observar.
Dicha rehabilitación formó parte de un ambicioso plan turístico impulsado por el Consistorio para aprovechar la mina
prehistórica de Texéu, incluyendo, entre otros equipamientos, un aula de interpretación sobre esta y un museo sobre la
historia de la minería del cobre, siendo en 2011 rehabilitadas parcialmente varias instalaciones con un presupuesto de
unos 400.000 € gracias a los fondos mineros pero actualmente tan ambicioso plan pasó a mejor vida, con la vegetación
adueñándose completamente del entorno.

Continuamos la ruta por el lateral izdo del complejo, ascendiendo hasta el mirador instalado a la altura del Socavón de
Rioseco, con muy buenas vistas del Cordal de les Segaes, del valle y de las instalaciones que ante el abandono de los
poderes públicos que propiciaron su restauración volvían a quedar ocultas por la vegetación.
Retrocedemos de nuevo hasta el camino para irnos por la izquierda y comenzar el fuerte ascenso que en multitud de
revueltas, unas 52, nos llevarían hasta el piso 2º de las Minas de Texeu, pasando en algún punto del camino junto a los
restos del cable aéreo por el que bajaban el mineral en cagilones.
Al llegar al nivel 1º vadeamos una llamarga, situada a la izquierda del sendero para acceder a la bocamina, protegida con
una verja metálica y se ven restos de vagonetas en su interior
Luego, ya entramos en la Campa Texeu donde el sendero se difumina bastante, atravesándola en sentido ascendente hasta
alcanzar los restos de las instalaciones del 2º piso o nivel
Apenas andados unos 5 minutos, pasamos junto a una nueva bocamina, quizás en piso 3º, de menos entidad y nada más
pasarla seguimos un sendero a la izquierda que nos llevó al espectacular Socavón de la Campa les Mines, piso 4º, donde
después de introducirnos por sus galerías, de las que extraían el mineral, Rosana nos explicó tanto su descubrimiento
como su explotación, con la imprescindible colaboración de Gonzalo que nos ayudó a distinguir la azurita y la malaquita,
minerales que fue recogiendo durante el ascenso.
Según las investigaciones de nuestra compañera, la teoría más extendida era que Alejandro Van Straalen, director de las
minas de mercurio de La Soterraña (concejo de Lena), redescubrió las Minas de Texeo en 1888. Explorando el bosque se
percató del movimiento de las ramas de un árbol. Este balanceo fue provocado por una corriente de aire que salía de los
pozos verticales excavados por los hombres primitivos. Sin embargo, estudios recientes le otorgaban el descubrimiento a
Adrien Paillette, en 1846.
Los primeros vestigios de su explotación, cobre y cobalto, se remontan al neolítico, hace más de 4500 años.

 

Además, hizo hincapié en la morfología de la Sierra del Aramo, de paredes verticales que parecía que se te echaban
encima debido a la faya que existe, hablándonos también de los curiosos pilares, arcos y bóvedas labrados por los
mineros ancestrales con sus rudimentarias herramientas de las que disponían en aquellos tiempos prehistóricos.
Un poco más a la izquierda del socavón hay otra bocamina hasta la que no fuimos, encontrándose en sus cercanías la
mina de l´Arrebolleu y donde al igual que el Socavón de la Campa,  también se hallaron restos de explotación minera y
esqueletos  humanos de la época neolítica.
Acabada nuestra visita a las minas, el Grupo se dividió, una parte decidió regresar sobre sus pasos y el resto, nos
dirigimos hacia el Pico Santiago para realizar la ruta circular completa.
Desde el Socavón de la Campa les Mines seguimos un sendero casi que se distinguía a nuestra derecha en horizontal hasta
situarnos sobre la Campa Texeu, ascendiendo por la empinada cuesta de la Campa Cerezales hasta alcanzar el paredón
calizo que teníamos encima, cogiendo un sendero hacia la derecha poco antes de llegar a este que, iniciaba una travesía
horizontal por terreno mixto de pasto y roca, pasando por entre multitud de carrascos y texos, y con hermosas vistas hacia
el Cordal de les Segaes y el picu Arandanusas, realizando un último esfuerzo to pa riba para acceder a la bonita vega de
Llazarandín, desde donde ya divisábamos la cumbre que íbamos a ascender, justo al fondo y a la derecha de la vega,
pasando primero por delante de la pequeña laguna de Llazarandín, recrecida de forma artificial para sustentar de agua al
ganado durante el periodo estival.

Una vez en cumbre y con su bonito buzón “un hórreo” nos hicimos multitud de fotos con las maravillosas vistas que
teníamos a nuestro alrededor: pcos Xistras y Gamoniteiru, cumbres de la cordillera pertenecientes al concejo de Aller,
Picos de Europa a golpe de zoom, Oviedo, Valle de Turón, otras cumbres de la Sierra del Aramo…


Después de comer el bocata y un poco de descanso bien merecido pues el día estaba completamente despejado y lucía el
sol, iniciamos el descenso, con rumbo NNE para bajar a la Braña Rubio o Fondo de Vega, en busca del antiguo sendero
que utilizaban los vecinos de Felguera para subir al puerto. En Fondo de Vega giramos al E para descender hacia la
Covariega en busca del “paso” de la Cuaña Covariega, al que debíamos ir atentos y pegados a la arista pues estaba
bastante disimulado y a contrapié pero enseguida dimos con él y después de atravesarlo pasamos por un tramo de
descenso por el bosque de hayas de La Matona, rodeando el Cuetu Vidures.


Comenzamos un fuerte descenso realizando multitud de zetas que se hizo bastante pesado pero afortunadamente y al no
haber llovido durante toda la semana estaba todo muy seco y nos encontramos con un sendero bastante limpio, con lo que
enseguida nos plantamos en la Llana Cimera, bajando hasta el fondo, de donde salía una pista a nuestra izquierda, hacia el
pueblo de Felguera.

Después de bajar por la pista un rato, abandonamos esta que nos hubiera llevado a los pueblos de Felguera y Rodacaxil,
tomando un camino a hacia la derecha que parecía que estaba bastante cerrado pero solo era un poco al principio, el cual
nos llevó hasta las cabañas de Chichariego. Allí entramos en un prao con una cuadra por debajo del camino y seguimos la
traza de la canal de aguas, hacia Llamo, que va de los Gueyos de Llamo a Arroxines, pasando varias portillas con pasos
para no tener que abrirlas y así no se escape el ganao, por terreno algo embarrado hasta la cabaña de los Caleyos, donde
cogimos un camino a la izquierda que nos depositó en la carretera poco después del pueblo de la Cantera,
aproximadamente en el Km 4 RI-6, al lado de una gran nave de ganao, donde habíamos dejado el coche aparcado para no
tener que recorrer los 3 Km de carretera que faltaban hasta el pueblo de Llamo, dando por finalizada esta guapa y original
aventura montañera.

Raquetada al Pico Llomba (1.953 m), Arbás del Puerto-Puerto Pajares

Distancia: 12,5 km

Desnivel: 700m

Duración: 4h

Acceso por carretera: desde Oviedo – AP-66 Puerto Pajares/León – Puerto Pajares-Arbás del Puerto-Fuente.

Itinerario: Arbás del Puerto (1.332 m) – Colegiata Sª Mª de Arbás – Arroyo los Pozos- Mina Africana e Inés-Minicentral
Hidroeléctrica (1.405 m) – Captación de agua del Arroyo Los Pozos – Balsa de la Minicentral Hidroeléctrica – Pico
Llomba (1.953 m.a.) Mina Africana (hulla) – Arbás del Puerto.

Componentes: Laura, Mariajo, Cris, Belén, Charo, Begoña, Carmen, Maite, Lourdes, Sonia y Marta.

Con un día que prometía más bien poco, salimos desde el mismo aparcamiento justo al lado de la fuente,
unas cuantas valientes del Grupo Una a Una, viendo el tiempo que nos esperaba según las predicciones, lluvia y viento.
La idea era subir por el pico Llomba y la Pájara hacia el Cellón pero ya veríamos sobre la marcha, lo que la climatología
nos permitía hacer.

Orbayaba un poco y había niebla pero decidimos hacer lo que se pudiera, así que cruzando la carretera y pasando por
delante de la Colegiata de Santa María de Arbás, nos pusimos, unas las raquetas y otras los esquís de travesía y, cogimos
una pista rumbo N que, nos llevaría justo por el fondo del valle de los Pozos por una ancha pista.
Atravesamos en nuestro recorrido, las antiguas explotaciones mineras, observando alguna de las bocaminas de las
explotaciones de hulla de Mina Africana y La Inés.

Sin mucha prisa, íbamos avanzando y ya había dejado de orbayar aunque el día estaba feo y húmedo, así que, después de
un rato, llegamos a la minicentral hidroeléctrica (el agua de las laderas del Cellón y La Pájara son recogidas a media
ladera canalizándola para después precipitarla por un tubo de unos 250 metros y mover turbina), siguiendo pista arriba
en busca del vértice de las dos laderas.
Según íbamos ganando metros de altitud la temperatura y el día parecía que iban mejorando, así que, tuvimos un atisbo de
esperanza de poder librar la borrasca, llegando al poco a la balsa de captación de agua del arroyo Los Pozos, justó debajo
de la majada del mismo nombre, entre la confluencia de la ladera Sur del Cellón y la Occidental de La Pájara.
Una vez aquí, la pista que giraba en sentido contrario hacia la izquierda, ascendía hacia el Cellón pero nuestro objetivo en
principio era poder llegar hasta la Llomba y luego a la Pájara, así que continuamos de frente por la misma pista para al
poco hacer un giro brusco a la derecha y después de un pequeño ascenso, transitar llano a media ladera de los picos
Llomba y La Pájara.

Según avanzábamos, poco a poco, se fue abriendo un poco el día y ya pudimos distinguir perfectamente en frente nuestra,
Peña Celleros (ascendida el año pasado con el Grupo), las Tres Marías y el Cuitu Negru, divisando bajo este, la estación
invernal de Valgrande-Pajares, además de otras cumbres más.
Con este plano recorrido llegamos a la balsa donde se concentra el agua y se precipita hacia la turbina de la minicentral
que dejamos abajo a la derecha. Unos metros antes de llegar a “la piscina” la pista giraba bruscamente al NE y comenzaba
a subir sin dilación pero realizando otro giro para facilitar un poco la ascensión. Tras esta pequeña “zeta” la traza se
suavizó y nos plantó sobre la cumbrera que asciende al Pico Llomba y continúa a La Pájara. En este tránsito las vistas ya
empezaron a ser impresionantes especialmente hacia el blanco Macizo de Ubiña, además del valle del Alto Bernesga y la
Sierra de Peña Laza pero también comenzó a soplar algo más fuerte el aire, lo que nos hizo pensar que no llegaríamos al
Cellón puesto que este cordal con viento se hace muy difícil de caminar.
Bajo el pico Llomba , comenzamos el fuerte ascenso, realizando varias zetas sin descanso para alcanzar su cima pero el
estado de la nieve no era muy bueno a causa de la lluvia de días anteriores, así que, nos costó un poco llegar a cumbre
pues las raquetas se hundían a cada paso que dábamos.

Las primeras en llegar fueron nuestras esquiadoras de travesía y luego el resto con las raquetas, donde soplaba muchísimo
el viento y había enfriado bastante la temperatura, así que, nos sacamos la foto de Grupo y alguna más, viendo las
espectaculares panorámicas que teníamos delante nuestro: gran parte de la Cordillera, con el Estorbín de Valverde; desde
Ubiña La Pequeña, Peña Cerreos, Ubiña La Grande, Los Castillines, el Siete, los Portillínes, Los Fontanes, Prau Albo,
Fariñentu, Siegalavá, Peña Rueda, y detrás la zona de Los Huertos del Diablo, todo un lujazo, también la vertiente más
leonesa, como la zona de Peñalaza, Cueto San Mateo, Fontún, etc… Nada más terminar nos tiramos a toda prisa para
abajo, para salir de aquella ventolera.
El resto de la ruta simplemente fue desandar el camino de la ida, luciendo el sol en algunos tramos, finalizando de nuevo
en el pueblo de Arbás del Puerto, sin habernos caído ni una gota más, salvando un día que prometía mojadura.

Esas Una a Una no paran!

CIRCULAR SIERRA DEL MONSACRO (Concejo de Morcín)

Distancia: 11 km.

Desnivel: 850 m.

Tiempo: 5 horas con paradas.

Acceso por carretera: Autovía A-66 Mieres-León- Altu el Caleyu/Soto Ribera N-630, antigua carretera de Mieres-
Argame-Riosa-Las Mazas- Bar Estanco Casas Nuevas-desviación a la derecha MO-3- La Collá.

Itinerario: La Collá (387 m) – Otura (500 m) – Los Llanos (590 m) – Collau Entrepuertes (835 m) – Vega del Pozo (805
m) – Capilla de Santiago (915 m) – Horcá la Muezca (965 m) – Picu Monsacro o Cuitu Romiru (1.055 m) – Vega
Valdoveyes (Laguna-Fuente)- Güeyu del Monsacro-Senda la Llorera-Capilla de la Magdalena (865 m) – Silla del Obispo
– La Collá.

Ruteras: Rosa, Charo, Mariajo, Mari Luz, Isa, Raquel, Rosana, Lourdes, Cris, Mariví, Sonia, Begoña, Liliana, Pepa,
Isabel Salgado, Leida, Carmen, Begoña, Aida, Celia, Mónica, Ana, Noelia, Luli, Amaya y Marta.

Invitados: Parvaneh, Luis Soriano, Gonzalo, Armando, Javi, Héctor, Juan, Samuel, Rubén, Alba, Paz, Puri, Félix, Ana,
Alicia, Paloma. Maite

Por fin llegaba otra vez el Belén de Cumbres, para juntamos varias componentes del Club Una a Una y
algunos amigos habituales, además de un pequeño y valiente montañero, de tan solo 6 añitos, el hijo de Aida, nuestra
compañera del Club, que nos sorprendió a todas con sus altas capacidades montañeras, así como, una alpinista iraní de
lujo, Parvaneh Kazemi, invitada por Rosa, para celebrar otro año más, la tan esperada comida de Navidad, esta vez, en el
Restaurante Lobato de Soto Ribera pero no sin antes realizar la ruta de montaña del Club para abrir el apetito.
Comenzamos nuestra andadura en el pueblo de la Collá, lugar clásico de inicio de esta bonita ruta aunque en esta ocasión
íbamos a realizarla con un recorrido diferente para finalizarla por el lugar habitual de subida, donde hay unos letreros
indicadores para ascender a las Capillas del Monsacro.

Nos dirigimos dirección sur, atravesando la pequeña aldea de la Collá, por un antiguo camino hacia el pueblo de Otura,
que discurre a media ladera, vertiente oriental de la Sierra del Monsacro, tomando como referencia unas antenas que
vemos al fondo, siempre con el Garcillero y la Sierra Manteca a nuestra izquierda y el pueblo de las Mazas.
Siguiendo el sendero con bastante barro, después de un rato caminando por un pequeño bosque de avellanos, llegamos a
una bifurcación de caminos, siguiendo por el sendero que asciende a la derecha, con unas vistas amplísimas del valle de
Riosa, viendo debajo nuestro el pueblo de la Foz, dando varias revueltas para ganar altura rápidamente y plantamos donde
se sitúan las antenas, cambiando a la otra vertiente del valle, la cara sur del Monsacro, con unas bonitas vistas del Valle,
la Sierra del Aramo, el Garcillero, la Sierra Manteca y el Llosoriu.

Continuamos, ahora en descenso, dirección SO hacia la parte alta del pueblo de Otura, pasando por debajo de los
contrafuertes del Cantu la Sierra, cumbre más oriental de la sierra del Monsacro, donde se encuentran las vías de escalada,
que forman la Escuela de Escalada de Otura, llegando a la pista asfaltada del pueblo y teniendo que subir por ella en
fuerte pendiente para salir a la carretera, justo a la entrada del pueblo de los Llanos que por un atajo empinadísimo nos
depositó en la plazoleta del pueblo, donde se encuentra la fuente de la Pimpana.
Aquí, tomamos ya rumbo N, donde un cartel nos indica claramente la dirección a seguir: “A les Capilles, todo pa arriba”,
atravesando una portilla, para coger una ancha pista que, asciende por la amplia canal, denominada el Camín del Cintu,
construida para el mantenimiento del tendido eléctrico que cruza la sierra del Monsacro y que en fuerte ascenso, y en
sucesivas revueltas, nos fue alzando hasta el Collado de Entrepuertes, donde nos reagrupamos para continuar ahora en
descenso, dirección N, hacia la Vega del Pozu, para luego ya comenzar de nuevo la subida hasta un collao desde donde
divisamos las capillas del Monsacro, acercándonos poco después a la capilla más alta, la de Santiago, donde después de
sacarnos la fotografía de Grupo con el Belén realizado por nuestra socia honorífica Paloma, hermosa pintura sobre
pizarra, la depositamos entre unas rocas, bastante escondida junto a la Capilla.
Un poco de historia: La ermita o capilla de Santiago con su curiosa planta octogonal con ábside semicircular, de similar
arquitectura, tan sólo existen en España tres más; dos en Navarra y una en Segovia.

El Monsacro y sus capillas fueron el punto de referencia de los peregrinos que acudían a San Salvador de Oviedo.
Las capillas, fueron declaradas Monumentos Históricos Artísticos. En el interior de la capilla encontramos el pozo de Santo Toribio,
la cueva del Ermitaño y un altar primitivo románico. La capilla es de piedra, y el suelo interior de roca de esta, se cree que es de la
propia montaña. Según cuentan los historiadores, llegaron a Oviedo en el año 808 las Reliquias de la Cámara Santa que, se supone
que procedían de Jerusalén llegando a Toledo en el año 718 perseguidas por el Rey de Persia. Con la invasión árabe a España las
reliquias fueron trasladadas a las montañas asturianas pasando por los diferentes santuarios que jalonaban la ruta, hasta recalar en
el Monsacro, supuestamente escondiéndolas en esta cueva. Transcurrido casi un siglo de permanencia en este monte, las reliquias
fueron finalmente llevadas a la Cámara Santa por mandato del rey Alfonso II El Casto.
Desde la capilla de Santiago y después de tomarnos un tentempié, emprendimos el ascenso al picu Monsacro observando
al NE, la otra Capilla, la de la Magdalena (del S.XIII y planta rectangular), con el lago y mayau les Capilles delante
nuestro, al fondo la Térmica de Soto Ribera que destacaba por su enorme chimenea y a lo lejos la bonita ciudad de
Oviedo (capital del Principado), con su emblemático monte sagrado, el Naranco, distinguiendo perfectamente, el nuevo
HUCA, el edificio Calatrava, y algunos con vista de lince, hasta la Catedral. También se vislumbraba pero casi
imperceptible, Gijón (sobre todo el Muselón) y la costa Cantábrica.

Iniciamos la subida en dirección SSO, hacia la cercana Horcada de la Muezca, corta canal por la que se puede descender a
la vertiente sur del Picu Monsacro y llegar al Área Recreativa de Viapará, la cual separa las pequeñas cumbres del Picu
Mirueyu y la Fayona pero nosotros seguimos a la derecha (O), siguiendo el sendero que nos alzó en unos minutos por la
cumbrera de esta sierra, a la Fayona, desde donde ya alcanzamos a ver el mojón geodésico del Pico Monsacro.
Simplemente atravesamos una pequeña vereda y nos encaramamos en su cumbre, donde hay una brillante placa, colocada
por el Grupo de Montaña “El Civilu” que, indica que, estábamos en el picu Monsacro (1.054 m) o como aparece en
muchos mapas, Cuitu Romiru.
Había un grupo de jóvenes que habían puesto el Belén de Cumbres y se encontraban celebrándolo por lo que tuvimos que
esperar unos minutos a que terminasen y nos dejasen sitio para realizar el mismo acto, lo cual hicimos con mucho gusto,
brindando, por supuesto, con Sidra el Gaitero y cantando algún que otro villancico.
Después de la foto de rigor en la cumbre sagrada, estuvimos contemplando las impresionantes vistas hacia el NO, del
Embalse de los Afilorios, el concejo de Morcín y el valle del Nalón hacia la zona de Grao.
Al fondo del valle, hacia el este: la Foz de Morcín y en la otra vertiente la llamativa cresta de Peña Manteca, el Garcillero
y al fondo el Llosoriu. Bastante alejados los Picos de Europa, los picos más emblemáticos de Caso y Ponga.
Hacia el oeste y sur: la sierra del Aramo, hasta la Mostayal y por delante la cumbre del Llanu Villar de Arriba, la cumbre
más alta de la Sierra del Monsacro.

Luego, ya descendimos de la cumbre, yéndonos dirección N, bajando a unas pequeñas vegas, la vega Valdoveyes que,
caen hacia la zona de Peñarudes y la Ará y luego girando hacia el NE, en descenso, ya iríamos dando la vuelta, de nuevo
hacia las capillas, no sin antes pasar por el impresionante puente de roca “el güeyu del Monsacro”, justo donde se
encuentra la sima la Taya el Llano.


Después de admirar el original güeyu, seguimos hacia la derecha ascendiendo una pequeña loma, cogiendo la senda la
Llorera, para ya en suave descenso salir a la zona del mayau y continuar pasando por detrás de la capilla de la
Magdalena, dirección N, a enlazar con el camino que en fuerte pendiente y por una espectacular canal, pasando delante de
la conocida “Silla del Obispo”, una enorme roca en la que al parecer se sentó el obispo Toribio para descansar cuando
portaba las Santas Reliquias y tras innumerables revueltas, nos depositó en la carretera donde se encuentra el pueblo de la
Collá.

Un cierre de año muy emotivo, donde ya tenemos listo el  calendario 2024 para seguir disfrutando y compartiendo montaña.

Vuelta al pico Llosorio (Mieres)

Distancia: 24km.

Desnivel: 800m.

Duración: 4 horas.

Itinerario: Mieres – La Barrera – Campa Fondera – Campa Balón – Campa Roíles – Collado – Pozabal – Viscallana – Collado La Vara – Pico Llosorio – Majada La Vara – Foncoicos – La Llerosa – Ablaña – Mieres.

Ruteras: Charo, Mariajo, Anita, Li, Bego, Ana, Carmen, Susi, Lourdes y Juan

 

Empezamos en Mieres, mañana fresca como ya es normal en esta época del año. Grupo numeroso y reencuentro de compañeras motivaron el inicio de la ruta.

El inicio rodado se hace corto y enseguida empezamos un ascenso por carretera dirección Faidosa para continuar por carretera hasta la Campa Balón, donde ya cogemos camino para empezar el verdadero ascenso.

Hasta este punto carretera bien asfaltada hace que la pendiente sea llevadera, ahora camino y pistas rodeadas por un paisaje que llena, afortunadas de tener esto tan cerca de casa.

 

Pasando por la Campa Roíles y cerca del Pico Rañauriu, llegamos al Collao Pozabal, cruzamos el Monte La Blaña, pero antes una paradita para reponer fuerzas en la Capilla de la Virgen Pastora, curiosa por estar en una formación rocosa, pero hay que seguir que ya no queda nada y llegamos al Collado La Vara.

 

Ya no queda nada y el paisaje carga pilas, un lugar abierto nos da camino y el pico ya está ahí. Dejamos la bicis a escasos metros de la cima para poder acceder a él caminando. Un picu donde podemos divisar Cuito Negro, la Sierra de Aramo, Picos de Europa… menudas vistas.

 

Volvemos a coger las bicis y comenzamos la bajada por la Majada de la Vara, pasando por Conforcos, La Llerosa, para llegar a Ablaña donde cogeremos la senda verde a la vera del Río Caudal hasta llegar de nuevo a los coches.

 

Una ruta muy prestosa, donde no toma mucho tiempo y tiene unas vistas como recompensa que merece mucho la pena.

 

Peña Blanca desde la Cueva Deboyu, Concejo de Caso ( Parque Natural de Redes)

Distancia: 10 kms
Desnivel positivo: 750m
Tiempo: 4,5 h
Itinerario: Cueva Deboyu- Peña Blanca- Cueva Deboyu
Participantes: Rosa, Javi, Cris, Charo, Cecilia, Noelia, Azu, Begoña, Lourdes, Laura, Juan, Sonia, Carmen, Mariajo, Rosana, y Belén con Lila (la compi peluda).

Domingo 5 de noviembre de 2023, la ruta que esta vez hacemos nos conduce hasta el Concejo de Caso, por el Parque Natural de Redes.

Nos desviamos a la derecha justo antes de la Cueva Deboyu, es esta cueva un Espacio Protegido, una cueva de origen kárstico por la que discurre el río Nalón. De unos 200 m de longitud, alberga en su interior una variedad de murciélagos como: el murciélago de herradura mediterráneo, el murciélago de ribera, el murciélago grande de herradura, murciélago enano y murciélago de cueva.

 

Salimos desde el pueblo de Les Llanes, para hacer una pequeña, circular y preciosa ruta. Justo desde este punto y a la derecha de una amplia nave que encontraremos también en esta zona, ya podremos visualizar el inicio de una pista ancha y evidente, por donde luego volveremos.
Ahora, tomamos la pista hacia La Biciella, pero giramos a la derecha, cruzando el regatu y ascendemos hasta el Colláu Valdeorro.


Entre castaños y hojas.

Nos dirigimos hacia un segundo Colláu donde nos adentramos en un bosque grande, exuberante de fayas y robles, donde el suelo estaba cubierto de arandaneras.

 

Siguiendo un camino serpenteante entre los árboles, hacia el cordal , siempre en ascensión suave, hacia el sur de Peña Blanca. En los últimos tramos del bosque va apareciendo roca caliza blanca, de ahí el nombre de la cumbre.

Alcanzamos un tercer colláu, el Colines.

El camino va serpenteando entre piedras de caliza que van apareciendo, cruzamos a la derecha, para pasar la horcada que nos lleva a la cara sur de Peña Blanca.

Antes del cordal, ascendemos por una pequeña canal , que enseguida nos lleva a una collada que da vista al pueblo de la Felguerina.

Giramos a la izquierda y recorremos la cresta has la cumbre de Peña Blanca. Se puede subir por varios sitios. La cumbre es pequeña y con limitado espacio, que dejamos enseguida para dar paso a un gran grupo de personas del GM San Melchor.

Desde esta cumbre se tiene una magnífica panorámica de el Pico Torres, la Peña del Vientu, El Tiatordos, el Vízcares, el Pico Tejeira…

Retrocedemos un poco por la misma cumbrera y comenzamos el descenso por ladera sur hacia la Collada de Las Fuentes.

                Colláu Les Fuentes

Desde esta collada, cogemos una senda a la izquierda y comienza el descenso, hacia la Collada Incós, con una cabaña. Seguimos camino abajo por el lado izquierdo.

Vamos llegando al fondo del valle.

No tardaremos en llegar a una ancha portilla metálica verde, por la que terminaremos en la Foz del Cebatón.

Algún tramo del camino empedrado, a tramos desaparecen las piedras o se descolocan por efecto del agua cuando las arrastra.

Atravesamos la Foz de Cebatón, por un bonito hayedo y poco después llegamos a una pista que nos lleva de nuevo al pueblo de Les Llanes.

Seguiremos en ascenso y a los pocos metros encontraremos la Fuente de Prao Redondo, junto a la que encontraremos un pequeño refugio de piedra, al fondo la Foz de Cebatón.

Continuamos camino hasta el pueblo de Les Llanes. Y finalizamos en el bar del pueblo, justo antes de que empiece a llover.

Una ruta preciosa, tranquila con unos regalos entre árboles y panorámicas a la alcance de la mano. Seguimos!

Circular por Brañagallones

Distancia: 47 km.

Duración: 7 H.

Desnivel: 1.600m

Itinerario: Bezanes, Cueva Deboyu, Ermita Del Ricao, Fuente Pico del Aguila, Collado Pandu Vallegu, Collada Canalina, Refugio de Brañagallones, Mirador Parque De Redes, Fuente el Andorvio, Mirador Texu la Oración.

Ruteras: Ana, Carmen, Mariajo, Cris, Mariví, Alba, Azu, Lourdes y Amig@s.

 

Empezamos el día de ruta en Bezanes, nos abrigamos bien, mañana fresca y nos toca rodar unos kilometros sin subidas dirección Arrobin, siempre con el río a mano izquierda, seguimos la As-117 hasta desviarnos en el puente dirección El Valle. 

Aquí dejamos el itinerario que nos sirve para encaminar la ruta, girando a mano izquierda nada mas pasar el puente. Empezamos a seguir el río para llegar a La Encrucijada, ya el entorno nos invita a participar con su tranquilidad y alguna garza sobrevuela río arriba indicándonos el camino parece, seguimos subiendo amablemente para la Infiesta.

 

Y empezamos, subidas, rampones, piedra, hormigonadas, pero tenemos fuentes por el camino que nos ayudan a tomar aliento, llegamos al Collado de la Canalina, un sube y baja que nos reconforta.

Llegando a Cantón de Paracuerios tenemos una bajada que nos lleva a la Majada de Meriduenia, ya tenemos lo mas difícil hecho, ahora es disfrutar, alguna subida pero los muros quedaron atrás. El entorno nor carga de energía, un bosque precioso nos lleva por un sendero y pista a la Majada de la Vega de Brañagallones, donde vamos al refugio a tomar algo caliente y ya sabiendo que solo nos queda disfrutar de la bajada, con pensamiento de el esfuerzo merece la pena y que privilegiadas somos.

 

Cogemos la pista que pasando por Andorvio, El Raigáu entre otros paramos en los varios miradores que se nos van presentando y contemplar Redes, y así terminar este día con un regalo para nuestros ojos. La bajada termina en nuestro incio en Bezanes.

 

Club Una a Una sigue rodando, no podemos dejar de disfrutar en bici y meternos de lleno en estos sitios.

 

Ermita de Trobaniello y Cascadas del Xiblu en bici

Distancia: 68 km.

Desnivel: 2.500m.

Intinerario:  Puente sobre río Trubia, Embalse de Valdemurio, Mina Santa Marina, Fuente El Cabezu, Ermita de Trobaniello, Collado La Expriecha, Puerto Ventana, Fuente Las Vallinas, Collada del Pando. 

Ruteras: Charo, Mariajo, Anusqui, Cris, Ana, Lourdes,  y nuestro amigo Juan.

 

El día nos deparaba muy buena temperatura y el cielo sin nubes para disfrutar de esta ruta en bici.

Salimos desde Entrago en Teverga, donde cogeremos la Senda del Oso en dirección al Embalse de Valdemurio. La acogida de la mañana fue muy fría, a la vera del río y los primera 20 km de rodado rápido por la senda hace que no entremos en calor hasta llegar a Caranga, donde tomamos un café y cogemos energía ya sabiendo que en pocos kilómetros empezamos a subir.

 

Nos dirigimos a Ricabo, donde después de ya empezar a subir unos kilómetros y coger agua en la fuente, dejamos el asfalto para meternos en la pista, Una pista que no tiene descanso en sus 10km, pero muy rodadora, un entorno muy agradable de hayas y pinos en el Bosque de La Parada.

 

Alguna rampa mas dura nos hace recordar lo que es la bici de montaña, pero en cuanto te das cuenta ya estás tomando las últimas curvas y divisando la Ermita de Trobaniello, dejando las vueltas de Garrafe atrás.

 

Un pequeño descanso y un bocadillo después, la montaña deja paso a la pista cogiéndola entre dos piedras y da vista al Puerto de ventana, ya solo queda rodar y disfrutar un tramo de subes y bajas muy divertido hasta llegar al cruce del Puerto.

 

Ya en la carretera tomamos la decisión de coger carretera abajo y disfrutar de una baja muy larga de unos 20 km hasta el inicio de la ruta, no hay perdida solo queda soltar pierna antes de llegar al coche. Pero, la llamada a la aventura pica a la puerta y nos desviamos en el Hayedo de Montegrande a la izquierda en  dirección las Cascadas el Xiblu, pasamos el Puente del Navalín y seguimos  camino a la derecha con alguna trialera que pone la guinda a este día de bici.

 

Vuelta de vacaciones super buena, donde pudimos compartir un Domingo mas de la bici y apreciar todo lo que nos da.

 

Nos queda por disfrutar, mucho aún. Esas Una a Una!

Cotalba (2.026 m)-Torre Canal Vaquera (2.046 m)-Tercer Poyón (2.091 m)

(MACIZO OCCIDENTAL PICOS DE EUROPA)

Distancia: 17 Km

Duración: 10:05h

Desnivel: +1.314 m

Componentes: Rosa, Belén, Lourdes, Ana, Mariajo, Mari Luz, Alba, Cris, Sonia, Carmen, Liliana, Noelia, Charo y Marta.

Itinerario: Pan de Carmen (1.069 m)-Vega la Piedra (1.133 m)- La Rondiella (1.375 m)- Refugio de Vegarredonda (1.440 m)- PR-PNPE 5-Cueñe Cerrada – El Forcau (1.571 m)-Campos de la Torga- Sierra Pelada-Refugio Icona-Mirador de Ordiales (1.752 m)-Pico Cotalba (2.026 m)-Torre de la Canal Vaquera (2.046 m)- Collada del Poyo (1.800 m)-Tercer Poyón (2.091 m)-Cda. del Poyo-Jou del Requexón-Llampa Cimera- Cuerria Benita-Refugio Viejo-Refugio de Vegarredonda-Pan de Carmen.

Iniciamos ruta en Pan de Carmen, las Una a Una, con día cubierto y amenaza de tormenta pero buena temperatura, junto con nuestros invitados Jose, Pitu e Isaac, este último, ya un habitual del Grupo.
Cogimos la pista que sube al Refugio de Vegarredonda, dirección sur, pasando por Vega del Huerto y seguido el Pozo del Alemán, esta vez con bastante agua, gracias a las fuertes lluvias de los días anteriores. El baño a la vuelta estaba asegurado.
Seguimos nuestro ascenso, marcado con las señales blanca y amarilla de PR.-, pasando al lado de una buena fuente justo antes de atravesar la preciosa majada de Vegalapiedra, para poco después de dar una fuerte curva hacia la izquierda entrar
en la Vega Canraso.

Fuimos subiendo hacia las cabañas de la Rondiella con el día bastante tranquilo pero nublado, alcanzando el Collado la Gamonal donde ya tuvimos las magníficas vistas del Refugio de Vegarredonda y por encima, gran parte del Macizo Occidental, de izquierda a derecha: Traviesos, Torre de la Canal Parda, la Altiquera, los Argaos, las Torres de Santa María, de En medio…, el Porru Bolu, el Requexón, los Tres Poyones, Torre de la Canal Vaquera, el Cotalva…y
asomando por detrás de todas, la reina, la Peña Santa.
Sacando fotos sin parar, seguimos el camino bien marcado descendiendo del Collado, hacia el refugio de Vegarredonda, donde hicimos una parada para reunimos todo el grupo y tomar un café, ya que habíamos madrugado bastante, aprovechando además, para sacar la foto de Grupo.
Desde Vegarredonda, seguimos por un sendero señalizado PR PNPE 5, que sale detrás del refugio a mano derecha (O), con dirección al Mirador de Ordiales, por lo menos intentaríamos hacer esto, y si el tiempo lo permitía, continuaríamos hasta el Cotalba… sobre la marcha.

Después de un buen rato por el camino de Ordiales y después de pasar la zona del Forcáu, llegamos a los Campos de la Torga, pasando por Sierra Pelada, teniendo ya a la vista la enorme campera, desde donde ya damos vista al Mirador.
Pasamos junto al refugio, desde hace unos años restaurado y seguimos dirección S-SO, hacia el Mirador de Ordiales que, ya lo teníamos delante, llegando junto a la roca con el testamento de Pedro Pidal:
Allí, a Ordiales, en setiembre de 1949, ocho años después de la muerte de Pedro Pidal, un grupo de montañeros, encabezados por José Ramón Lueje,Julio Gavito, Luis Sela, Pío Canga, Daniel Hevia y Emilio Martínez, trasladaron sus restos hasta el citado mirador, cumpliendo el expreso deseo manifestado por él en su testamento, que en plena roca se encuentra transcrito, tallado en la piedra. Dice así: «Nosotros, enamorados del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, en él desearíamos vivir, morir y reposar eternamente; pero esto último, en Ordiales, en el reino encantado de los rebecos y de las águilas, allí donde conocimos la felicidad de los Cielos y de la Tierra, allí donde pasamos horas de admiración, emoción, ensueño y transporte inolvidables, allí donde adoramos a Dios en sus obras como Supremo Artífice, allí donde la Naturaleza se nos apareció verdaderamente como un templo». Esto decía Pidal en el prólogo de la guía ;Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, editada en el año 1932.
Las vistas desde el Mirador espectaculares en todas direcciones, con el paredón de vertical caída hacia el valle de Angón: hacia el SO Peña Beza y Canto Cabronero y la Senda de Arcediano a su derecha, y en primer término el  Valle de Ozania, por donde subimos no hace muchas fechas.
Al O-NO mil metros más abajo el Río Dobra, las praderías y Cdo. de Angón y al fondo a la derecha Amieva.
Descendimos un poco hasta cerca del refugio pero sin llegar a él, nos fuimos a la derecha, dirección E, comenzando a ganar altura en diagonal, metiéndonos por una canal un poco pindia donde tuvimos que usar las manos en algún que otro paso pero sin problema alguno.

Los hitos, nos llevaron a un corto y estrecho paso, que nos situó en un pequeño jou cercano a la cumbre del Cotalba.
Luego Rosa escogió la opción más interesante de subida al Cotalba, la directísima, con bastante trepada, lo cual nos encantó, además, llevábamos a la peque del Grupo y sobrina de la Secre, Alba que, no se achicó en ningún momento.

Enseguida salimos a un collao donde ya veíamos al fondo la cumbre, con nadie en su cima, yéndonos con dirección S hacia ella, enlazando con la senda jitada y siguiendo los hitos a nuestro paso, realizando una pequeña trepada hasta la
cumbre.

Las vistas desde el Cotalba inmejorables: Hacia el SE, Los Poyones y el Requexón, próximos objetivos, si el tiempo lo
permitía, Torres de Cebolleda, Santa Mª de Enol, Torre de la Horcada, Torre de En medio, la Torrezuela y más hacia la
derecha, la Cabra Blanca, el Diente, los Estribos y la Garita Cimera…Zona de Sajambre, con el Cantu Cabroneru, Peña
Beza y la Sierra Mercader, a la salida de los Sedos de Ozania. Todo el Valle de Angón y parte de la senda del Arcediano.
La zona de los Lagos y la costa Cantábrica, con el Sueve y el Cuera.
Desde el Cotalba, nos dirigimos dirección SE, hacia la Torre de la Canal Vaquera, descendiendo por una canal entre la cima del Cotalba y una cumbre secundaria, situada a su derecha, para luego subirla y continuar el cresteo hacia dicha Torre, ascendiéndola sin dificultad alguna.
Vistas espectaculares de la zona de Vegabaño, con el Jario, Peña Beza, Cantu Cabronero y al fondo Ten y Pileñes, así como hacia el tercer Poyón y el Requexón.
Después de varias fotos, descendimos fácilmente hacia la Collada del Poyo, donde comenzaba lo más animado de la ruta, el ascenso al Tercer Poyón por una vira en diagonal, en la que hay que apoyar las manos en su primera mitad, realizando un paso un poco expuesto en el que hay que ladearse hacia la derecha para que la mochila no te impulse contra un saliente de roca situado a la izquierda.

Una vez llegadas al final de la vira, en una fácil trepada, se alcanza la cima del Tercer Poyón situada a escasos metros.
Después de varias fotos también en todas direcciones pues la cumbre merecía la pena, estudiamos las posibilidades de hacer el Requexón, aunque no llevábamos material pues creímos que no tendríamos la meteorología a favor ni para llegar a Ordiales, según las previsiones que habían dado pero increíblemente, el tiempo nos dio una tregua aunque no dejó de amenazar durante varios momentos del día con empezar a llover en cualquier momento.
Finalmente lo desechamos para otra ocasión pues éramos mucha gente y podía complicarse en la chimenea si empezaba a llover, así que, destrepamos de nuevo hasta la collada del Poyo y descendimos por la canal a su derecha, casi hasta el final para aprovechar, y a resguardo, comer el bocadillo pues por momentos amenazaba con caernos una buena tormenta.
Después de la comida, en vez de enganchar de nuevo el camino de Ordiales, Rosa, decidió hacerlo más entretenido, cogiendo los últimos farallones que bajaban de los Poyones para ir atravesando por la caliza dirección a la Llampa Cimera, pasando antes por el Llagu Secu y el Jou del Requexón, con algunos destrepes y trepadinas fáciles, camino poco habitual de paso aunque se encuentra jitado, ya que, por aquí se podría ir a coger la subida normal al Requexón.

Enseguida enlazamos con el camino que viene de la Horcada Santa María /Vegabaño, pasando a la izquierda del Porru Bolu para en poco más de 5’ llegar al cruce donde el camino proveniente de Vegarredonda se bifurca hacia SE, al Collau la Fragua, Jou Santo y Peña Santa y al SO, por el que veníamos nosotras.

Solo nos restaba descender por la Llampa Cimera, pasando por el Refugio antiguo y seguido, ahora sin parar, por el Refugio de Vegarredonda, para recorrer el mismo trayecto de la mañana hasta Pan de Carmen.

Día prestoso, continuamos para mas! Club Una a Una no para!

Puertos de La Merced y Andruxas (Proaza)

Distancia: 41km

Desnivel: 1.100m

Itinerario: Proaza – Caranga – Embalse de Valdemurio – Arrojo – Villar de Salcedo – Bermiego – Llanos – Ermita de La Merced – Linares – Pandu La Mortera – Cabaña Nueva – Entrecuetos – Canal Seca – La Rebollada – Pedroveya – Dosango – Villanueva – Proaza.

Ruteras: Marta, Susi, Lourdes y Amigos.

 

Iniciamos ruta en Proaza, donde tras un café ponemos rumbo por la Senda del Oso, donde nos esperan unos kilómetros muy amenos para ir calentando pierna. 

Dejando atrás el embalse de Valdemurio, salimos de la Senda y nos dirigimos rumbo a  la Iglesia de San Pedro de Arrojo donde un poco mas adelante empezaremos a subir, nos encontramos con carretera hasta Villar de Salcedo y nos metemos a continuación en un camino de subes y bajas precioso, muy ciclable que nos lleva a Bermiego, allí visitamos su Iglesia de Santa María de Bermiego y su Tejo milenario, contemplándolo comimos algo y continuamos  con la ruta, donde ya dejaríamos de tener a la vista el Pico Gorrión que nos acompañó hasta este momento.

Buena parada en Bermiego porque teníamos chivatazo de lo que nos esperaba, dirección los Llanos, pero de llano nada. Rampas hormigonadas de porcentajes de pendiente que mejor no decir. Pero hasta en estos momentos las risas se escapaban al ver semejantes cuestas. Pasamos los Llanos pero aún teníamos que seguir subiendo, ya pasara lo peor pero poco cedían las pendientes.

Seguimos por el GR-207 mas conocido como el Camino de las Reliquias, que une la comunidad Leonesa con el centro de Asturias, afortunadas de poder rodar por este camino y contemplar su paisaje rodeadas de la Sierra del Aramo.

Empezamos a bajar, alguna zona de porteo que disfrutamos igual y nos da mas tiempo de fijarnos en lo rica que es la vegetación de la zona, seguimos bajando por zonas de pasto, pista direcciçon Rebollada y carretera para llegar a Pedroveya, donde nos sentamos a comer el bocadillo.

Con las energías cargadas nos quedaba una última subida a Dosango para coger un camino todo de bajada y muy divertido que nos deja casi en el centro del pueblo de Villanueva, allí cogemos la Senda del Oso de nuevo como al inicio para así terminar en Proaza.

 

Una ruta que tiene sus cuestas, pero se hace muy llevadera con sus descansos, día sin mucho calor que nos permitió disfrutar al máximo.

Una a Una no para! 

2 Días por el Macizo Occidental

DÍA 1

Jultayu (1.940 m) y Cuvicente (2.015 m) (Macizo Occidental o Cornión-Picos de Europa)

 

Distancia: 14 Km

Desnivel acumulado: + 1.259 m

Duración: 8 h

Acceso: desde Oviedo, A-66 Santander-Lieres-Cangas de Onís-Lagos de Covadonga-Lago Ercina-Aparcamiento Lago

Itinerario: Aparcamiento del Lago Ercina (1.122 m)- Majada de la Veguina o de la Ercina -Majada Las Bobias (1.256

m)-Fuente de la Canaleta-Las Llampizas-Las Pozas- Collada El Jito (1.649 m)- Collao las Cruces (1.671 m)- Pico Jultayu

(1.940 m) – collao-Pico Cuvicente (2.015 m) – Vega Seca-Forcau Valle-Refugio de Vega de Ario (1.626 m).

Componentes: Rosa, Rosana, Raquel, Lourdes, Ana, Mayte, Mariajo, Mari Luz, Cris, Sonia, Isa, Laura, Juan y Marta.

 

Esta vez el Club Una a Una se desplazaba al Macizo Occidental de Picos de Europa, para realizar un

amplio recorrido por el mismo, por lo que, dejamos tres coches en Pan de Carmen y nos fuimos con el otro a aparcar junto

al Lago de Ercina, salida habitual hacia el refugio de Ario, donde habíamos reservado la estancia, con la idea de pasar el

fin de semana por la zona de Ario y regresar el domingo por Vegarredonda después de patear todo el cordal.

Salimos dese el mismo aparcamiento del Lago Ercina, dirección SE, por la izquierda del Lago, cogiendo la ruta Vega de

Ario (PR PNPE-4), señalizada con las marcas de pintura blancas y amarillas, que sin pérdida alguna llevan hasta el

mismo refugio, con unas espectaculares vistas del Macizo Occidental, destacando gran parte de sus cumbres principales y

que recorreríamos al día siguiente pero en esta ocasión no íbamos a tener la suerte de tales vistas a causa de los pocos

claros a lo largo del día y de la niebla que nos entró posteriormente.

Previamente pasamos junto a unas pequeñas cabañas junto al lago, la majada de la Veguina o de la Ercina, para en

breve, llegar a la Majada las Bobias, donde encontramos la única fuente que tendríamos hasta el refugio, aprovechando

para repostar los bidones.

Continuamos el sendero con la misma dirección SE, atravesando zona de matorral y caliza pero sin pérdida alguna,

llegando a la cuesta más pindia del itinerario, las Llampizas, donde nos lo tomamos con calma, para luego pasar por la

zona de las Pozas, llegando en unas 2 horas aproximadamente al collao el Jitu, con una tabla de piedra donde están

señalizadas todas las cumbres y donde ya tendríamos unas vistas impresionantes del Macizo Central pero que en esta

ocasión estaban tapadas por las nubes.

Por aquí cerca, está la entrada a la segunda sima más grande de Picos de Europa, la 51 del mundo. Con una longitud de unos 8

km, el Sistema del Jitu cuenta con una altura de su sifón principal de 1.135 metros. Esta cavidad kárstica es Monumento Natural,

y vierte sus aguas al Cares por la cueva de Culiembru, a una cota de sólo 400 m.

En todo el mundo hay unas 100 simas con una profundidad mayor de 1.000 metros. 9 de ellas están en Picos de Europa, un

paraíso para la espeleología.

Desde el collado el Jito, seguimos las marcas dirección N, hacia el refugio Vega de Ario o Marqués de Villaviciosa,

donde avisamos de nuestra llegada y dejamos lo prescindible, llevando el menos peso posible en la mochila.

Luego nos tomamos un tentempié, rellenamos las cantimploras en la fuente de las Arredondas, al lado mismo del refu y

emprendimos el ascenso a la primera cumbre del día, el Jultayu, tomando de nuevo dirección S, de vuelta a las marcas del

PR.- que se dirigían a la canal de Trea, atravesando la majada de Ario por terreno de lapiaz, bastante intrincado,

abandonándolo en el collao las Cruces para comenzar el ascenso a cumbre, sin mayor dificultad que lo pindio del terreno.

Las vistas desde esta atalaya del Jultayu son realmente increíbles aunque en esta ocasión iban a dejarse ver muy muy

poco, debido a la entrada y salida de la niebla, con una caída importante sobre el tajo del Cares y el pueblo de Caín, el

Macizo Central frente a nosotras con todas las canales importantes, Piedra Bellida, Ría, Canal del Agua, Dobresengos ,

Moeño y Anzón, además de cumbres míticas como los Albos, el Neverón de Urriellu, Cabrones y Torrecerredo.

Hacia el SO, las cumbres del Macizo Occidental, con el Cuvicente, la Verdilluenga, la Robliza, Torre de Cabrones, Punta

Gregoriana, Traviesos, Torre de la Canal Parda, Pico los Asturianos, Torre de Santa María, Peña Santa…

Y hacia el N-NE, el refugio de Ario, con Cabeza Julagua a su derecha, Cabeza la Verde y Cabeza la Llambria.

Una vez disfrutamos de la cima y sacamos algunas fotos, continuamos hacia el O, para recorrer toda la cresta en busca del

collao que nos separaba del Cuvicente, teniendo que apoyar las manos en algunos tramos pero pasando primero por el

espectacular Ojo de buey que cae hacia Caín y al que no podíamos dejar de acercarnos, causando un gran impacto en

alguna de mis compañeras.

Luego ya descendimos hasta la intersección que separa ambas cumbres para comenzar el ascenso bastante pindio pero

bien jitao hacia la base del Cuvicente, llegando justo delante de la zona de trepada, alrededor de unos 5 metros y en

vertical. No presentaba mucha dificultad, pues tiene buenos apoyos y agarres, pero es aérea y con caída vertical,

planteándonos dos opciones: por la izquierda, que fue la que hicimos, trepando por una laja con pocos apoyos para los

pies pero muy buenos agarres y protegida, la vimos bastante factible para el ascenso.

 

Las vistas desde el Cuvicente, parecidas a las del Jultayu pero dejándonos ver la niebla algo más, así que multitud de

fotos en todas direcciones, avituallamiento e hidratación y para abajo, descendiendo por la vía del medio pues el destrepe

aunque bastante expuesto y con patio, tenía buenos agarres y apoyos de pies, al tratarse de varias terrazas superpuestas.

Luego ya bajamos directas al collao y tomamos dirección N, para regresar al refugio de Ario, dejando a nuestra derecha el

Jou del Jultayu y pasando en un tramo largo y calizo, al lado del Jou la Cistra, para luego recorrer Vega Seca, hasta

confluir de nuevo en el PR.- que venía de los Lagos, justo a la derecha del Collao el Jito, dirigiéndonos de nuevo al

Refugio de Vega de Ario, donde nos tomamos la merecida cerveza.

 

 

DÍA 2

Integral Vega de Ario-Vegarredonda-Pan de Carmen (Macizo Occidental Picos de Europa-Concejo de Cangas de Onís)

 

Distancia: ± 17 Km

Tiempos: 11 h

Desnivel: + 1.211 m y -1.698 m

Itinerario: Refugio Vega de Ario (1.626 m)-collao el Jito (1.649 m)-Fuente Gustureru-Fuente Vega de Aliseda-Collao

los Tiros-La Verdilluenga (2.130 m)-collao Los Tiros (2.095 m)-Jorcadino (2.079 m)-Cabeza Llombreras (2.234 m)-Torre

Blanca o de Los Cabrones (2.287 m)- Jorcada Miguel (2.203 m)-Torre del Alba o Traviesos (2.385 m)-Torre de la Canal

Parda (2.353 m)-Pico los Asturianos (2.274 m)-Jou de los Asturianos-las Barrastrosas-Collao la Fragua (1.913 m)-Vega el

Muslo-Llastra Rubia-Refugio Viejo (1.512 m)-Refugio de Vegarredonda (1.454 m)- Cdo. la Gamonal-La Rondiella-Vega

la Piedra-Pan de Carmen (1.088 m).

 

Después de una gran jornada el día anterior y pasar la noche en el Refugio de Ario, tocaba madrugar para

el palizón que nos esperaba a lo largo de todo el cordal que va de Ario a Vegarredonda, así que, después de un buen

desayuno, nos despedimos de los guardas del refugio, y emprendimos el camino de nuevo hasta el collao el Jito, esta vez

sí, con el día totalmente despejado y soleado y con unas vistas increíbles del Macizo Central y gran parte del Occidental,

con muchas de las cumbres que íbamos a ascender.

Tomamos hacia el suroeste en dirección a la línea de montañas que se alinean al norte de la Peña Santa de Castilla,

buscando los mejores pasos en un largo recorrido por el Forcáu Valle hasta la Fuente Gustureru, atravesando parte de

la Vega de Aliseda y finalmente con algún que otro apoyo de manos por terreno calizo, llegar al Collao los Tiros, para

ascender la primera cima: la Verdelluenga o Verdilluenga, de las muchas que teníamos pensao hacer este día.

Dejamos las mochilas en el collao, ya que luego había que regresar a este y comenzamos el ascenso por su cara oeste

hasta ver una ladera verde ( de ahí el nombre) y en pendiente que, nos permitió acercarnos a sus paredones calizos, los

cuales trepamos sin problema alguno, alzándonos a su pequeña cumbre en unos minutos, donde haciendo algún que otro

malabar conseguimos sacarnos la foto de Grupo.

Las vistas impresionantes, con un tiempo maravilloso que nos dejó ver todas las cimas de los dos Macizos que, no

habíamos podido ver el día anterior, así que, no dejamos de disparar nuestras cámaras.

Luego ya para abajo, en un corto destrepe y con mucho cuidado de no tirar piedras, regresando de nuevo al collao para

recoger las mochilas e ir a por la siguiente.

Desde el collado de los Tiros bajamos un poco dejando la cresta a nuestra izquierda y volvemos a ascender hacia ella.

Vamos hacia el sur, al frente una importante ladera con una pedrera, hay que cruzar hacia el oeste hasta una especie de

collado que aparece en los mapas como Jorcadino, allí hacia el sur para subir hasta la cima del Cabeza Llomberas, de

forma directa y sin ninguna dificultad.

Siguiendo por la cresta hacia el sur, en unos 800 m y sin grandes desniveles, ascendiendo un par de cumbres secundarias,

llegamos a la cima de la Torre Blanca o de Los Cabrones desde donde mirábamos boquiabiertas la Robliza, Traviesos,

la Peña Santa, la Torre Santa de Enol…

Después de muchas más fotos, beber y comer algo, continuamos dirección SO hacia la siguiente cumbre, bajando hacia

un jou que dejamos a nuestra izquierda girando allí hacia el oeste y después al sur hasta la Jorcada Miguel para luego

tomar ya en fuerte ascenso la cresta que nos llevaría hasta la cima de la Torre del Alba o Traviesos, máxima cota de la

ruta, subiendo casi 200 m de desnivel y con algún que otro apoyo de manos pero bastante sencillo.

Como el día estaba precioso y parecía que iba a aguantar sin llover, después de la comida en cumbre, con las vistas que

teníamos, Rosa se vino arriba y decidió que, ya que estábamos, había que finalizar a lo grande y cerrar el círculo, así que,

nos fuimos a por las dos cumbres que nos quedaban.

Continuamos misma dirección SO, para descender de Traviesos hacia la Torre de la Canal Parda pero ahora siguiendo

la cresta, que resultó más que entretenida y en algunos tramos bastante aérea, con varias trepadas y en la bajada hacia el

Pico los Asturianos con un par de destrepes por placa bastante comprometidos, llegando al collado que separa a ambas.

Una vez en este, ya nos dirigimos a la última de las cumbres de la ruta, el Pico de Los Asturianos que, se alcanza en un

momento con una trepadina fácil pero muy entretenida.

Luego regresamos por los mismos pasos hasta el collao y descendimos por debajo del Picolos Asturianos, dirección este,

hasta alcanzar el sendero muy marcado que viene del Jou Santu, dejando a nuestra izquierda el Jou de los Asturianos,

llevándonos en un fácil caminar por las Barrastrosas hasta el collado la Fragua y, de aquí, en fuerte descenso por la

Cuerria Benito y refugio Viejo, donde llenamos cantimploras, dejando posteriormente a nuestra izquierda el refugio de

Vegarredonda, hasta alcanzar el collao la Gamonal, desde donde ya solo nos restaba una suave y disfrutona bajada por

las majadas de la Rondiella y Vega la Piedra, hasta llegar al Pozo del Alemán, donde nos refrescamos y algunas hasta

se dieron un buen chapuzón, finalizando esta impresionante ruta en Pan de Carmen.

 

Fin de semana de montaña y convivencia, energías renovadas, que bien lo pasamos!

Club Una a Una no para!